Mi nombre es Lucila María Lehmann.

Desde chica me sentí atraída por los anillos.

En el 2008 empecé a estudiar joyería, al mismo tiempo que transitaba mi primer embarazo. Así que decidí ir aprendiendo con calma, para así poder ir disfrutando de ambas, el aprendizaje y el embarazo.

Fueron muchos años de estudio de joyería tradicional, para luego dar paso al modelado en cera, técnica que me apasiona, y que tuve la suerte de perfeccionarla en el Seminario del Maestro Antonio Pujía.

Siempre con ganas de seguir sumando nuevas técnicas y conocimientos, continué mi aprendizaje con el electroformado, técnica que me tiene cautivada y que sigo explorando en la actualidad.

Me gusta realizar piezas únicas, que duren a lo largo del tiempo.

Cada una de mis piezas es realizada artesanalmente, con dedicación y sobre todo, con amor.